¿Qué es el “outsourcing” y qué ventajas o desventajas ofrece?

“Outsourcing” es el término utilizado cuando una empresa subcontrata parte de sus procesos administrativos o de producción con un agente externo con el fin de mejorar aspectos de calidad, innovación o financieros. Cuando esta subcontratación se lleva a cabo en un país distinto a aquel en el que esté establecida la empresa contratante, ya sea porque la mano de obra sea más barata o porque en el país extranjero exista experiencia amplia sobre algunos procesos, se le conoce como “offshore outsourcing”.

outsourcing MexicoLos motivos para recurrir al “outsourcing” dependen de el giro de cada empresa, pero, en lo general, se recurre a este esquema de trabajo para tener acceso a personal altamente capacitado sin invertir tiempo o recursos en la capacitación misma o para mejorar los márgenes de utilidad sin dejar de ser competitivos y sin sacrificar los niveles de calidad.

Sin embargo, hablando de calidad en bienes y servicios, es de vital importancia elegir con cuidado a la empresa a través de la cual se vaya a subcontratar al personal, pues hay riesgos inherentes en ello.

¿Cuáles son los riesgos y beneficios de subcontratar?

Como la mayoría de las decisiones de negocios que una empresa debe tomar, la subcontratación no es algo que deba adoptarse sin antes haber evaluado los posibles riesgos y beneficios para cada empresa en particular.

Beneficios

  • Mejores ingresos y mayores márgenes de utilidad
  • En algunos casos, reducción en la mano de obra, con el consecuente impacto positivo en las finanzas.
  • Acceso a mano de obra altamente calificada, conocedora de aspectos que pueden contribuir a la innovación.
  • Permite a la empresa contratante reducir e incluso eliminar la inversión de tiempo y recursos en ciertas áreas no productivas para concentrar sus esfuerzos en los procesos productivos.
  • Permite a la empresa contratante la optimización de recursos, en general.

Riesgos

  • Posible pérdida de control en áreas que afecten los procesos productivos.
  • Cuando la empresa externa no cuenta con la experiencia necesaria, posible surgimiento de problemas relacionados con la calidad y la rotación de personal.
  • Cuando la empresa externa no trabaje con los niveles de profesionalismo apropiados o cuando no tenga los conocimientos necesarios según el giro y necesidades de la empresa contratante, retrasos en los procesos subcontratados.
  • Diferencias entre las expectativas y los resultados.

En todo caso, siempre es importante asesorarse y no tomar a la ligera la decisión de subcontratar. Le invitamos a que se comunique directamente con nosotros. Estamos seguros de que podremos orientarle con precisión sobre lo que su empresa necesita.